Montaña

El paisaje montañoso de México es reconocido por su belleza, majestuosidad e imponencia. Arropado por dos grandes cadenas montañosas, la Sierra Madre Occidental en el oeste, con una extensión de mil 250 km y una altura de 3 mil 340 metros sobre el nivel del mar, y la Sierra Madre Oriental, con una extensión de mil 350 kilómetros y una altura de más de 3 mil 600 metros sobre el nivel del mar, el territorio mexicano destaca por su gran diversidad topográfica. México posee algunos de los volcanes más bellos y famosos del mundo, así como picos elevados que rondan los 5,700 metros sobre el nivel del mar, que son refugio de bosques, rocas, selvas y una gran variedad de flora y fauna. Esto se traduce en una amplia gama de vistas magníficas para su proyecto cinematográfico.

En México podrá encontrar un universo de escenarios en un solo espacio: escenarios nevados en las cimas de montañas y volcanes como el Popocatépetl y el Iztaccihuatl, en el Estado de Puebla y el Pico de Orizaba en Veracruz o los lagos y lagunas en sus cráteres como el Nevado de Toluca, en el Estado de México.

Los imponentes paisajes de montaña tales como cañones y desfiladeros de diversa magnitud, configurados por el paso de los ríos, por fallas geológicas o por la erosión, como la Barranca del Cobre, en Chihuahua, y el famoso Cañón del Sumidero, en Chiapas, le otorgan carácter épico a cualquier producción.

Ver galería